Tres claves para construir tu marca con propósito

Aprovechar los valores y emociones de una marca, subrayar su propósito y así construir un mensaje diferenciador

Tres claves para construir tu marca con propósito

A diferencia del marketing tradicional, en la nueva tendencia consciente del marketing no se trata de descubrir exactamente qué quieren los clientes, ni de  convertirse en una réplica exacta del resultado de una investigación de mercado. Ahora se trata de  aprovechar los valores y emociones de una marca, de subrayar su propósito intrínseco y así construir un mensaje diferenciador. Desde adentro hacia afuera, y con un estilo propio e inimitable, mostrar lo que es auténtico y que el cliente se conecte con ese sello de autenticidad.

Como en cualquier situación, ya sean amigos, parejas o clientes, si lo que comunicas no se conecta con tu esencia, eventualmente dejarás de tener valor y algún día, simplemente, ya no serás relevante. Ese es el momento en que te preguntas: “¿Cómo llegué aquí? ¡Necesito cambiar esto!”.

Brandcrops nació, en parte, para ayudar a empresas maravillosas y talentosas que no tenían la suficiente claridad sobre sus productos o servicios, y aunque hacían un gran trabajo, no lograban mostrar contundentemente su fuerza. Cuando comenzaban a plasmar planes y estrategias de marketing, a menudo se bloqueaban:  no se daban cuenta de que no sabían cuál era su propósito más profundo y emocional, ni por qué deberían ser elegidos frente a un competidor.

Conocemos muy de cerca el desafío que enfrentan las marcas al exponer su trabajo a sus clientes potenciales a través de las redes sociales. Por lo tanto, en Brandcrops recomendamos un enfoque “de adentro hacia afuera” que mira los propósitos tanto del corazón como de la razón.

 

1.- Define tu cliente ideal

El cliente ideal es aquel para el cual trabajar o venderle algo es pura alegría y facilidad . Una vez que se define el Cliente Ideal, este se sentirá más atraído por el contenido creado específicamente para él . Algunas características de clientes ideales:

1) Son entusiastas de tu marca y la recomiendan.

2) Creen firmemente que tienes un propósito más allá de generar beneficios monetarios.

3) Transmiten orgullo por ser tu cliente.

Tómate tu tiempo para definir a tu cliente ideal. Empezando por definir uno que ya tienes; mira lo que funciona para la competencia o simplemente pregúntate a quién le estás solucionando un problema. Recuerda: decir “No” a un cliente potencial que no se “siente correcto”, abre el espacio para decir “Sí” a un Cliente Ideal.

2.- Atrae a ese cliente ideal.

Los canales de marketing digital modernos nos permiten  comunicar con claridad el verdadero propósito de nuestra marca. Así, las herramientas de marketing hacen que nos  conectemos con las personas de manera más auténtica. Enfocar la comunicación de los productos o servicios con un mensaje claro y conciso sobre  lo que queremos, atraerá a nuestro “cliente ideal”. Debemos ser claros también acerca de quiénes son y mostrar  nuestra “verdadera esencia” en nuestros canales estratégicamente seleccionados. Es esa esencia la que nos conectará con nuestros clientes ideales y desarrollará nuestro negocio.

3.- Comunicale los beneficios de tu marca

Aprender a comunicar claramente los “Beneficios clave” de utilizar tu servicio o producto, es el siguiente paso una vez lograste atraer a esos Clientes ideales.

En otras palabras, los clientes necesitan saber qué van a “obtener” de la empresa. ¿Cómo cambiar su vida? ¿Cómo ayudar a la gente? ¿Cuál es el resultado de tu trabajo? ¿Cómo mejoró su día después de la experiencia?. Los beneficios clave son los atributos que los clientes dicen (o lo que se quiere que digan) cuando se jactan de ti ante un amigo.

Les dejo otra clave para asegurar que sus beneficios sean notoriamente percibidos  y debidamente registrados. Sé específico y único. Usar palabras como “alta calidad”, “buen servicio al cliente” o “cambio de vida” es muy común y no tiene impacto. Define tus beneficios preguntándote: “¿Cuál es el beneficio del beneficio?” o “¿Qué quiero decir con esto?” Por ejemplo:  “Nuestro producto es de alta calidad”. Cuando preguntamos: “¿Qué queremos decir con esto?” se vuelve más detallado. Podría significar: “Compramos los mejores ingredientes” o, en otra situación, “Somos muy selectivos y contratamos solo a los mejores maestros”. Esto lleva la “alta calidad” a un nivel completamente nuevo.

Cuando comienzas a comunicarte desde el corazón y también desde la razón, se abre un mundo completamente nuevo. Está lleno de clientes ideales y beneficios clave, pero sobre todo; ¡Es un viaje de continuo crecimiento y aprendizaje!.

 

¡Compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Sin comentarios

Publica un comentario

Lo más leído

Nuestra
Newsletter