¿CÓMO ELEGIR EL NOMBRE DE TU MARCA?

Elegir el nombre de tu marca no es tarea fácil, es por ello que hoy compartimos los 10 mandamientos del naming.

naming de marca: tu tarjeta de presentación

El naming es uno de los pasos fundamentales a considerar al momento de realizar una nueva marca. 

Un nombre es tu tarjeta de presentación para todo aquel que no te conoce todavía, si alguna vez has tenido que nombrar algo que te importa, podrás entender los sentimientos que pasan por la mente al momento de escoger un nombre. 

¿Suena bien? ¿Se escucha anticuado? ¿Pasará de moda pronto? ¿conozco a alguien o algo que se llame así?

Esa presión que nos ponemos está justificada, ya que un nombre marcará una serie de emociones y suposiciones que pueden determinar nuestro éxito, casi tanto como el servicio o producto que vamos a vender en sí. 

Por ello hemos escrito los 10 mandamientos del naming.

consideraciones a tomar en cuenta al momento de escoger el nombre de tu próximo proyecto:

Coherencia: Es esencial escoger un nombre que se alinee con tu estrategia, valores y arquitectura de marca desarrollada previamente.

Originalidad: En un mundo híper conectado es vital resaltar sobre los demás, pregúntate ¿mi nombre se diferencia de la competencia?

Recordabilidad: Buscamos que la marca se mantenga en el top of mind del consumidor. ¿Es memorable? ¿cuántas veces debes escucharlo antes de recordarlo? *Hint: los nombres cortos son más fáciles de recordar.

Idioma: Toma en cuenta el idioma en el que vivirá tu marca y no olvides a tu público objetivo, es vital que puedan entender y pronunciar tu nombre correctamente

Fonética: La pronunciación debe sentirse natural y sencilla. Si es difícil de pronunciar resultará en mayor dificultad de recordación. Prueba darle de leer el nombre a personas que no lo hayan visto anteriormente y pregúntales ¿les suena bien? ¿Hay algo que incomode al escucharlo?

Lectura: Al igual que la pronunciación, un nombre debe ser fácil de leer. Para probarlo, escríbelo y muéstraselo a otras personas, pídeles que lo lean en voz alta ¿Lo leen con facilidad? ¿Se traban al leerlo?

Asociaciones y connotaciones: Al crear un nombre podemos generar palabras que creíamos no existían, y pueden resultar ser ofensivas para otras culturas o países. Realiza una pequeña búsqueda en internet y verifica que asociaciones o significado puede tener para otras personas.

Atemporal y adaptable: Debe tener la capacidad de mantenerse en el tiempo, sin estar atado a trends del momento, y a su vez, considerar si el nombre tiene capacidad de adaptarse a futuras extensiones de la marca.

Disponibilidad legal: Un buen nombre no sirve si no lo puedes registrar, gran parte de las opciones que generes van a caer en esta etapa. Antes de proceder puedes realizar una búsqueda rápida de registros y solicitudes en la web de la Oficina Española de Patentes y Marcas: https://www.oepm.es/es/signos_distintivos/

Dominio: Además del registro legal de tu nombre, también debes tomar en cuenta la disponibilidad del mismo para su uso en páginas web o usuarios de redes. Para ello busca en las plataformas donde quieres tener presencia y observa las opciones  disponibles

Al seguir estos mandamientos, podrás asegurarte de escoger el correcto y destacar ante tu audiencia. 

Si tienes alguna duda, ¡escríbenos!

¡Compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Sin comentarios

Publica un comentario

Lo más leído

Nuestra
Newsletter